Entre los factores que están permanentemente condicionando el pago del crédito deben considerarse:

a) El tipo de tasa de interés (si es fija o variable, por ejemplo).
b) El monto del enganche.
c) Las comisiones y seguros (cómo funcionan, para qué sirven).
d) El costo anual total (CAT) y
e) Las posibles penalizaciones de diversos tipos que puedan existir.


Otro aspecto a considerar es que las bajas tasas de interés de la banca comercial de los últimos años han servido como el anzuelo publicitario de los diferentes productos crediticios que actualmente se ofertan en el mercado hipotecario.


Sin embargo, hay algunas razones para suponer que éstas no siempre son las más convenientes.

La Comisión Nacional Para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) recomienda que para encontrar una hipoteca ventajosa y barata, es necesario fijarse en todos los elementos que conforman el crédito. Además de la tasa de interés hay que checar el tipo de moneda en el que se otorga el crédito, el plazo, la amortización, el monto total que se solicita y el enganche.

Con respecto al plazo, se puede decir que es un factor que se relaciona íntimamente con el tipo de intereses y el costo total de la vivienda que se piensa adquirir. Normalmente, los plazos de los créditos hipotecarios van de 5 a 30 años, aunque los de 15 y 20 años son los más comunes. De acuerdo, una vez más, con la CONDUSEF, mientras más largo es el plazo, más alto es el costo total del crédito, pues durante los años que se extiende éste, los gastos de seguros, intereses y comisiones se multiplican.

Es decir, y poniéndolo en otras palabras, hay que vigilar muy de cerca la amortización del crédito, o sea, al porcentaje de dinero que va directamente al pago de la deuda. Otra recomendación es no solicitar un crédito mayor a 15 años y tener un ahorro de, al menos, 20% del valor de la vivienda, en el momento de contraer la obligación crediticia.

La razón de considerar el pago de capital, además de las tasas de interés es que, durante los primeros años del crédito, la mayor parte de las mensualidades van destinadas  al pago de intereses, comisiones, seguros, etc. Y prácticamente poco o nada va dirigido al pago de la vivienda.

En resumen y, sin duda, es necesario que la persona que acepta el desafío de contratar un crédito de este tipo esté profundamente concientizado y enterado de  todos los detalles del instrumento hipotecario que esté buscando, antes de solicitar la autorización de su crédito.

Esperamos que esta información haya sido de suficiente ayuda y recuerda que si estás buscando estrenar casa acércate a VIDUSA donde uno de nuestros asesores resolverá tus dudas y te ayudará con el proceso del trámite de tu crédito.

0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Invertir en inmuebles para rentar como forma de negocio.