Cuando el frío está al acecho y las cuentas de la luz y/o el gas no paran de subir, optimizar la calefacción de nuestro hogar es una jugada clave. Se dice que muchas casas son frías por naturaleza, lo cual podría ser cierto, pero otros factores ayudan a que el frío entre a nuestros hogares con mayor facilidad o que en su lugar, el calor que producimos con calefacciones y calentadores se disipa con mayor velocidad y aquí te daremos unos consejos que podrán ayudarte a retener el calor en tu hogar por más tiempo:

 

Tapar pequeñas corrientes de aire

Lo que con mayor facilidad puede enfriar nuestro hogar son pequeños espacios donde puede colarse el frío viento de invierno, usualmente no nos damos cuenta de estos pequeños espacios por ser pequeños, pero podemos predecir cuáles son, como la parte de abajo de nuestra puerta principal, que puede ser cubierta con productos especiales para ello o la infame toalla hecha bolita en el piso. 

 

Cubrir ventanas con cortinas gruesas

El vidrio de la mayoría  de las casas es delgado, lo que permite que aunque tus ventanas estén cerradas el frío se transfiera con facilidad a través de ellas. Por ello, tener un set de cortinas especiales para invierno te ayudará a evitar esa colación de frío a tu hogar, mientras obtienen un diseño y decoración diferentes y adecuados a la temporada. Existen cortinas precisamente diseñadas para esto y tienen forros térmicos, pero si quieres una alternativa más económica tu mismo/a puedes comprar tela térmica o aislante y añadirla cuando te sea necesario a tus cortinas, incluso puedes usar cortinas de baño. 

 

Luz solar

Este consejo puede sonar contradictorio dado el anterior, danos un segundo para explicarte. La luz del sol es una fuente de calor natural, económica y segura para nuestro hogar, durante el día puedes mantener tus cortinas abiertas para recibir este calor y cuando comienza a anochecer cerrarlas para mantener el calor dentro de tu hogar sin necesidad de mantener la calefacción o calentador prendidos todo el día si no es necesario.

 

Colocar calentadores o radiadores lejos de muebles

Los muebles como sillones y sillas están hechos con materiales como tela, piel o vinipiel, si se colocan enfrente o cerca de fuentes de calor a base de gas estos absorberán el calor que se irradie y no permitirá su paso por todo el espacio. Claro, si usted cuenta con calefacción este es un problema menos en su lista de preocupaciones. 

Cerrar habitaciones desocupadas y ajustar calefacciones

Si tu casa cuenta con termostato o con minisplits inverter puedes darte el lujo de mantener el cuarto en el que te encuentres cerrado para mantener el calor que tu calefacción produzca para mantener el calor concentrado y no permitir que el frío se esparza y circule por más lugares de tu hogar. 

 

Ahora conoces todos los consejos que tenemos para ti y esperamos que alguno pueda servirte para mantenerte caliente y abrigado/a en la comodidad de tu hogar en esta temporada de invierno. 

0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

¡Conoce los pronósticos de Bienes Raíces para el 2022!