No estamos hablando de comprar los muebles más caros o la televisión más moderna. Tampoco estamos diciendo que debas remodelar cada espacio de tu casa para que se vea bonito. En cambio, queremos contarte acciones simples que puedes realizar para disfrutarlo más, pero lo más importante: por qué hacerlo. 

 

Hay una razón por la que la frase “el hogar es donde está el corazón” es tan sonada en el mundo. Nuestro hogar es donde realizamos las tareas más básicas y que nos definen como seres humanos; preparamos nuestros alimentos y los consumimos en compañía de quienes más queremos. Es donde llegamos al final de un día pesado a descansar y encontrarnos con nuestros sueños más profundos, en la comodidad y tranquilidad que nos da saber que estamos a salvo. Es aquí donde nos bañamos, vestimos y guardamos nuestros más preciados tesoros que hemos ido coleccionando a lo largo de nuestras vidas. ¿No crees que vale la pena que este espacio tenga la más bonita energía visual para cada una de estas tareas? 

 

Cada vez que entres a una habitación, haz 1 movimiento para dejarla más linda de lo que la encontraste.

Esto puede ser algo tan sencillo como reorganizar los cojines de tu sala, recoger ese plato que se quedó en la cocina, reacomodar las flores de la sala o doblar las toallas del baño. 

 

Compra 1 cosa linda a la semana para cada lugar de tu casa.

Otra vez, no nos referimos a gastos fuertes como salas nuevas o remodelaciones completas. Algo lindo como una candela, un camino de mesa, un espejo y hasta una fotografía que hayas tomado con tu celular colgada en la pared principal, pueden llenar de vida tus espacios y sentirse vivos. 

 

Acostúmbrate a vivir siempre en orden

Quizás antes de empezar a decorar y redecorar, lo más importante es que se mantenga siempre en orden básico cada espacio para lucir lo más pacífico posible. “La casa más bonita no es la que más se limpia, sino la que menos se ensucia”, dicen por ahí. 

 

¿Qué otras actividades piensas que deban ser parte de una rutina para tener un lindo hogar?

0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

¡Tu casa cobra vida gracias a tus historias!