Una isla de cocina, aunque ocupa un espacio importante, es un lugar estupendo para cocinar, preparar alimentos, ampliar tu espacio de almacenaje o simplemente para darle una mejor vista al espacio. Es por ello, que son cada vez más las personas que se deciden, o al menos consideran, incorporar una a su cocina. Pero mientras una isla bien diseñada te permitirá disfrutar de las tareas de la cocina sin ningún inconveniente, una isla mal planteada puede resultar muy frustrante y puede que termines arrepentido de tu decisión.

 

Si tienes en mente poner una isla en tu cocina, lee atentamente y sigue estos consejos que te ayudarán a saber si tienes o no espacio suficiente para que tu isla sea funcional y práctica. Y si no, descubre también otras opciones igualmente interesantes.

 

  1. Define la función principal de tu isla de cocina. Antes de empezar a pensar en los detalles que conformarán tu nueva isla, es importante que tengas clara la función para la que estará destinada. No es lo mismo emplearla como barra de desayunos o para comer algo rápido e informal y donde deberás dar prioridad a la zona de asientos, a utilizarla como zona de cocinado o limpieza donde necesitarás contar con mayor espacio para un fregadero o algún electrodoméstico.

 

  1. Dimensiones mínimas. Las dimensiones de tu isla de cocina dependerán principalmente del uso que quieras hacer de ella en el día a día y del espacio que tengas disponible, aunque para que la isla sea práctica, es recomendable que la superficie de la encimera no sea inferior a 100 cm x 100 cm para cocinas pequeñas, aunque si se opta por modelos más alargados, la anchura mínima puede ser de 60 cm, que aún permite suficiente amplitud para trabajar los alimentos.

 

  1. Altura de la encimera. La altura estándar de las islas de cocina es de 90 cm que es ideal para cocinar o preparar alimentos, pero si sólo quieres utilizarla para sentarte y comer, es recomendable una altura superior, entorno a los 110 cm y más próxima a la altura tradicional de las barras de bar. En este último caso es importante que te acuerdes de dejar un voladizo de al menos 30 cm para la barra que te permita mover las piernas cómodamente.

 

  1. Zonas de paso. Para que una isla resulte cómoda, hay que dejar a su alrededor como mínimo unos 90 cm libres. Esto no sólo te permitirá trabajar en la cocina de manera cómodamente, sino que además es la distancia adecuada para poder abrir puertas, cajones, electrodomésticos y armarios ubicados en lados opuestos de manera simultánea.

 

  1. Integra la isla a tu cocina y no al revés. En tu diseño tienes que tener en cuenta que la isla no es una solución aislada, sino que forma parte de un diseño mayor que es la cocina y por lo que es importante meditar cuidadosamente sobre cómo encajará con la distribución del resto de la cocina.


Recuerda que en VIDUSA contamos con amplios espacios interiores en nuestros fraccionamientos. Para más información, llámanos al (81) 8221 2160 o visita www.vidusa.com.

0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Tips para proteger tu casa del calor este verano.