Ya que diste el primer paso de decidirte a comprar casa, ahora la tarea es investigar si te conviene adquirirla nueva o usada. Es cierto que cada vivienda tiene sus encantos, pero antes de comprometerte a pagar una u otra, contrasta tus gustos contra tus necesidades, estilo de vida y presupuesto.

 

En la elección de una vivienda nueva o usada, los factores más importantes a tomar en cuenta por los potenciales compradores son la seguridad en la zona, que sea una construcción segura y que les quede cerca de su lugar de trabajo.

 

Para tomar decisiones correctas, los especialistas recomiendan comparar los siguientes puntos:

 

  1. Ubicación vs espacio

Los nuevos desarrollos están creados en zonas muy céntricas o muy alejadas de la ciudad, generalmente acompañados de amenidades como canchas multifuncionales, palapas con asadores, albercas, áreas verdes, etc. Lo que automáticamente te brinda mayor convivencia con tu familia y vecinos. En comparación, una vivienda usada puede estar ubicada en el barrio donde creciste, cerca de tu familia o cerca de tu lugar de trabajo, mientras que sus dimensiones (al estar diseñada en otro tiempo y para otro modo de vida) pueden ser un poco más amplias.

 

  1. Reparaciones vs mantenimiento

Una casa usada siempre requerirá una ‘manita de gato’ y tendrás que considerar dinero extra para repararla o remodelarla. Mientras que en una vivienda nueva, tú podrás decidir los acabados que tendrá y no requerirá de grandes cambios en varios años.

Una vivienda nueva responderá a una nueva necesidad habitacional y un modelo de vida actual. El único “problema!, es que el mantenimiento puede ser un poco alto, debido a las amenidades con las que cuenta.

 

  1. Seguridad vs legalidad

Si se trata de una vivienda nueva, asegúrate de comprar con una desarrolladora con buena reputación, que sea reconocida por construir con materiales de calidad y que, anteriormente, no haya tenido problemas en sus entregas.

Si se trata de una casa usada, revisa que las escrituras, el pago de servicios e impuestos de la propiedad estén en orden, verifícalo ante un notario público.

 

  1. Costo

Al comprar una vivienda usada, el propietario es quien la vende y no hay una constructora de por medio. Por lo tanto, el vendedor no tiene que pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR), así que podrá bajarte un poco el precio del inmueble.

En cambio, si es un inmueble nuevo, la institución financiera que te dará el crédito hipotecario hará un avalúo, los impuestos y derechos se calcularán sobre el valor comercial de la propiedad y hay que pagarlos.

 

Sin duda hay muchas variantes por las cuales te puedes decidir por una u otra opción. Así que ahora que ya conoces estos datos, tu tendrás la última palabra.

Recuerda que en VIDUSA contamos con más de 40 años de experiencia en el ramo inmobiliario, sumando más de 70,000 casas construidas en los principales municipios de Nuevo León. Llámanos y con gusto uno de nuestros asesores te brindará la atención correspondiente.

0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

7 tips para que tu casa se vea más grande.